Estás aquí

Préstamos para la construcción y reformas en México.

8 de diciembre de 2017

El sueño de cada persona y de cada familia, es tener su propio hogar. Hace pocos años, los bancos ofrecían a sus clientes un sistema de créditos hipotecarios para conseguir la primera vivienda y con unas condiciones asequibles para mayor parte de la población. Por el simple hecho de tener un trabajo estable y una mínima solvencia demostrable, los mexicanos podían conseguir su propia vivienda.

Pero en los tiempos que corren, por la gran inestabilidad económica y laboral, los préstamos hipotecarios se han convertido en una meta inalcanzable. Incluso aquellos que tienen un trabajo estable y llevan muchos años en la misma empresa, no cuadran en el perfil de las exigencias de los bancos. Los requisitos de ingresos mínimos que exigen en estos momentos las financieras están fuera del alcance de la mayor parte de la población.

¿Qué solución existe para conseguir una vivienda?

A raíz de la gran crisis bancaria, en el mercado han aparecido diferentes alternativas, como los préstamos rápidos para la construcción. Ya sea para la construcción de una vivienda nueva o para realizar una reforma, estos créditos rápidos resultan ser la mejor opción ya que las cuotas resultan ser mucho más accesibles. La característica principal de este tipo de financiación, es que el monto difiere por la cuantía de las ganancias de la persona o personas de la misma unidad familiar que lo solicita.

¿Cuáles son las ventajas y los inconvenientes de los créditos de construcción?

Uno de los inconvenientes de este tipo de préstamos, es que no podremos disponer de nuestra vivienda al momento. Una construcción puede tardar como mínimo 8 meses y durante este tiempo la familia tendrá que vivir de alquiler, que conlleva a un gasto extra o en casa de familiares, algo que puede resultar ser complicado o imposible, por la simple razón, que no todas las familias se pueden permitir el pago de un alquiler y a la vez el pago del préstamo.

Las ventajas de estos créditos, es que son mucho más asequibles que las hipotecas, y gracias a ello, las personas con menos poder adquisitivo tienen la oportunidad de conseguir su propia vivienda. Los requisitos de la mayoría de los prestamistas no son muy exigentes, suelen pedir una solvencia mínima que pueda cubrir los gastos del préstamo, un mínimo de antigüedad en el empleo y un buen historial crediticio.

El dinero del préstamo se entrega por partes, a medida que va avanzando la construcción o la reforma, y por lo tanto solo hay que pagar las mensualidades sobre el monto que se ha entregado hasta el momento y no sobre la totalidad.

Los créditos para la construcción, no solo se pueden utilizar con el fin de construir una vivienda des de los cimientos. Muchas de las familias mexicanas viven en situaciones de precariedad o viviendas pequeñas. Este préstamo también se puede utilizar para reformar o ampliar la vivienda para poder vivir más dignamente.

Las hipotecas a largos plazos y a baja tasa de intereses ya han quedado en el pasado para miles de mexicanos, pero gracias al subsidio de los préstamos para la construcción, las familias vuelven a tener la oportunidad de dejar de alquilar o vivir con sus familias, y pueden optar a una vivienda propia.

Te gustó?

103


Te recomendamos:

← Atrás

Opiniones

Citibanamex
Asusena Feliz Te haces bastante lio con tantas ofertas que tienen y no sabes realmente cual es la que mejor se adapta a tus necesidades. La parte positiva es que tiene una gran variedad de descuentos y ofertas.
AMEX
Paola Romero Son muy caros, aunque dicen que el primer año es sin costo alguno, al final haciendo los cálculos, salen carísimos, además los requisitos que piden no los cumple un simple mortal ni con muchas ganas.
BoomCredit
Santi Millano Lo mejor de todo es el programa de lealtad, cuanto mas tiempo seas sus clientes mejores condiciones y ventajas te ponen, considero que es una gran idea y recomiendo a muchos que hay por aquí que no cambien cada dos por tres de prestamista, si os gusta uno y os da ventajas es con el que os tenéis que quedar.
Opiniones →